Malí: Un centenar de muertos en una aldea de la etnia Dogón en el centro del país, «arrasada» por los agresores

Cet article a été aussi publié en : frFrançais (Francés) enEnglish (Inglés) ruРусский (Ruso) arالعربية (Árabe) deDeutsch (Alemán) itItaliano (Italiano) nlNederlands (Holandés) zh-hans简体中文 (Chino simplificado)

Al menos 95 personas fueron asesinadas durante la noche del domingo en una aldea Dogon en el centro de Malí, «arrasadas» por hombres armados no identificados, dos meses y medio después de la masacre de 160 Pël en la región que se ha convertido en la más afectada por la ola de asesinatos en el país, según anunciaron el lunes un funcionario local electo y una fuente de seguridad.
«Actualmente tenemos 95 civiles muertos, los cuerpos quemados, seguimos buscando cadáveres», dijo un funcionario electo de la comuna donde se encuentra la aldea de Sobane-Kou, de 300 habitantes, en el círculo de Koro, no lejos de la frontera con Burkina Fasso, al amparo del anonimato. «Según los civiles, son hombres armados que vinieron a disparar, saquear y quemar. Es realmente desolador».
«Es una aldea Dogon que ha sido casi arrasada», explicó una fuente de seguridad maliense. «Estamos en el campo con funcionarios electos, ya hemos contado 95 civiles muertos.»
La asociación de cazadores Dogon Dan Nan Ambassagou «constata (el lunes) con gran indignación el bárbaro y vil ataque al pueblo de Sobane» y «condena con la última energía este intolerable acto terrorista y genocida».
«Es una conmoción, una tragedia» que ocurre «mientras estamos discutiendo la renovación del mandato», dijo Mahamat Saleh Annadif, jefe de la Misión de la ONU en Malí (Minusma), a AFP el lunes en la sede de la ONU en Nueva York, lamentando que el Estado de Malí no esté lo suficientemente presente en el centro para prevenir los enfrentamientos interétnicos.
Está prevista una reunión sobre los países que aportan contingentes a Minusma el miércoles por la tarde en las Naciones Unidas, cuyo Consejo de Seguridad debe decidir sobre el mandato de la fuerza el 27 de junio. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, recomienda que no se reduzca, a pesar de los llamamientos de los Estados Unidos.
Desde la aparición en 2015 en el centro de Malí del grupo yihadista de predicadores Amadou Koufa, reclutando principalmente entre los Pël, tradicionalmente pastores, los enfrentamientos se han multiplicado entre esta comunidad y las etnias Bambara y Dogón, que practican principalmente la agricultura, y que han creado sus «grupos de autodefensa».
El 23 de marzo culminaron con la masacre en Ogossagou, cerca de la frontera con Burkina Faso, de unos 160 aldeanos fulani a manos de presuntos miembros de grupos de cazadores dogones. Al día siguiente de la masacre, el gobierno maliense había ordenado la disolución de «Dan Nan Ambassagou». El grupo negó cualquier implicación en el asesinato, pero su líder militar, Youssouf Toloba, rechazó la disolución y se negó a «deponer las armas».
El norte de Malí había caído en marzo-abril de 2012 bajo el control de grupos yihadistas, dispersos en gran medida por una intervención militar iniciada en enero de 2013 por iniciativa de Francia, que continúa. Pero zonas enteras están fuera del control de las fuerzas malienses, francesas y de la ONU, a pesar de la firma en 2015 de un acuerdo de paz destinado a aislar definitivamente a los yihadistas, cuya aplicación va a la zaga.
Desde 2015, esta violencia se ha extendido del norte al centro del país, y a veces incluso al sur. Se concentran principalmente en el centro, a menudo mezclándose con conflictos intercomunitarios, un fenómeno que también afecta a los vecinos Burkina Faso y Níger.
Desde enero de 2018, Minusma ha documentado 91 violaciones de derechos humanos cometidas por cazadores tradicionales contra miembros civiles de la población de Peule en las regiones de Mopti y Segou, que han causado al menos 488 muertos y 110 heridos. Por el contrario, los grupos armados de autodefensa de la comunidad de Peule cometieron 67 violaciones de los derechos humanos contra la población civil de la región de Mopti durante el mismo período, con un saldo de 63 muertos y 19 heridos.